De domingo

A domingo pensando en ti. De domingo a domingo esperándote. ¡Y vuela, la semana vuela!

Tranquilos, estoy bien, pero es que la mitad de los domingos me acuerdo de esa dichosa canción.

Corría el año 1997, el 98 saltaba con la pértiga y el 99 lanzaba el disco.  En aquella época teníamos TV, sí, pero muchos no tenían mando a distancia y una TV sin mando es peor que una cerveza sin alcohol. Quizá me he pasado…

Hoy es domingo, hoy hay carreras, hoy hay NUEVE carreras ¡y yo tengo un cumpleaños en un sitio sin Internet y casi sin cobertura! ¿POR QUÉ? No sé qué hice en otra vida, pero tuvo que ser algo muy malo para que me pierda un día como el de hoy.  Bueno, mi plan es salir raudo y veloz tras soplar las velas del pastel, es lo bueno de ser un rancio, que la familia ya lo sabe y no presiona para que me quede.

Continúa leyendo De domingo

De Rock and Roll y Pop

Y cuando haces pop, ya no hay stop; así que no te queda otra que seguir leyendo. Va, porfi porfi.

Se supone que debería estar haciendo algo de provecho, pero aquí estoy, no me refiero ahora en especial, sino en general, en la vida.

Uy, cuidado, ALARMA ALARMA, esto ha empezado a dirigirse hacia terreno pantanoso. Aunque eso no tiene porque ser algo malo. Una vez, le pasó a un tío con una cámara y le preguntó a otros que vio por ahí “¿qué hacéis?” éstos le dijeron “aquí, con los cocodrilos” y nació un programa de televisión. Sinceramente, no veo que ese programa se idease en una sala de reuniones con gurús de marketing y TV. Tuvo que nacer de una situación como esa, por casualidad. Ojo a la de cosas buenas que se descubren de ese modo.

Últimamente no sé qué me pasa, que si no canto no sé lo que digo, la pena está bailando con el llanto y cuando quiera bailará conmigo.
Continúa leyendo De Rock and Roll y Pop

Sábado y poco más

Sábado, poco más de la una de la tarde. He dormido nueve horas… en el sofá. Me puse la alarma para ver la NBA. Yo no la oí y me temo que vosotros tampoco.

Ahora mismo estoy en la terraza, escribiendo esto; sin gafas, bebiendo agua (agua… terraza… sábado… ¿qué me pasa?) y con las mangas de la camiseta remangadas, a ver si empiezo a dejar de parecer un loser. Pero me temo que aunque la mona se vista de seda…

“La mona vestida de seda”, vamos de que no, pero nos suele valer. De ahí la barbita y el maquillaje. De ahí la poca luz en los locales nocturnos. De ahí que haya empezado un blog.

Y sí, es que soy muy mono. Tanto, que me han llamado “remono”, tanto, que se han referido a mi como “el niño de Jumanji”.

Continúa leyendo Sábado y poco más

Eres cómo actúas

Eso le dijeron a Nicolas Cage y al tío le dio igual. Aunque debo ser justo y decir que una de mis pelis favoritas, es de él, 60 segundos. Si no es la peli que he visto más veces, será la segunda, es que Terminator 2 es taaaaan buena. Esa película se ve sola.

60 segundos, un remake, OTRO REMAKE. La industria cinematográfica (lo he escrito bien a la primera, en serio) innova menos que una empresa de escaleras plegables. ¿Cuántos años lleva inventada la escalera plegable? Pues creo que desde el día 1 siguen siendo iguales. El otro día tuve esa conversación en el trabajo. No, no trabajo en una empresa de escaleras. Ni en una empresa que hace cosas plegables.

Continúa leyendo Eres cómo actúas

Un coche rojo

Todos, TODOS, hemos tenido la relación “del coche rojo”. ¿Que qué relación es esa? Es aquella que al principio alucinas, como si tus padres te regalasen un coche el día de tu graduación, esto es muy yankee. No puedes dejar de decirte a ti mismo y a los que te rodean “Buah tío, es que es un coche rojo, ¡qué pasada!”.

Después, todos, TODOS, sabemos lo que pasa con el coche rojo. El rojo cada vez es menos rojo, pero tú sigues pensando que tienes un coche rojo y tienes razón, pero todo el mundo sabe que en tu recuerdo es rojo como el primer día, cosa que ya no. Ahora tiene rojas algunas partes, como la tapa de la gasolina o la puerta del maletero, poco más.

Llega el día que aparcas el coche, lo miras y te dices a ti mismo “mierda”. A partir de dicho día, ya no te gusta que tus amigos te pregunten por el coche. Prefieres verlo a oscuras (ya estoy hablando otra vez de la luz) y cuando te acercas a él piensas “bueno, por lo menos tengo coche”.

Continúa leyendo Un coche rojo

Yo no quería

Yo quería ver el 3×07 de Vikings y aquí estoy. Una serie que empecé hace un par de semanas y de la que ya estoy al día, bueno aún no, que me queda uno. Todos sabemos como se nos queda el cuerpo tras descubrir una serie, ver que tiene varias temporadas, empezar a verla y al fin, ponerte al día. Necesitaré de todos vosotros cuando eso pase.

He encendido el PC, Mac en este caso. Pero es que no me sale llamarlo “Mac”. Si es que soy tan raro, que tengo un iPhone y me refiero a él como “el móvil” y no el del crimen, que ya podría ser, pero no es el caso. Caso… crimen… al final la voy (barra) vamos a liar.

Continúa leyendo Yo no quería

De eso que no sabes qué escribir y…

Las 00:41 de un viernes Santo y jamás pensaría que estaría escribiendo en mi blog personal. Pero vamos, en el último año me han pasado tantas cosas que nunca pensé que me podrían ocurrir, que ya no descarto nada.

Estoy escribiendo a la luz de una vela y el resplandor (mejor diré resplandior, por lo de los derechos de autor y tal) de la Luna. Ojalá me gustase el vino, porque la atmósfera es perfecta para ello. Pero no, no me gusta. Sólo me gusta algún que otro verdejo elegido por mi hermana. Hablando de verdejos, el último que me bebí, fue la última vez que la vi, no a mi hermana, sino a “ella”; pero estas palabras no van a girar entorno a eso. De nada.

Yo y mi absurda cualidad de recordarlo todo. Algún día será una virtud, pero de momento, nanai.

Continúa leyendo De eso que no sabes qué escribir y…

¡Hola mundo (cruel)!

Estoy tan loco, que mi primera entrada en este blog va a llevar el título por defecto de la entrada que te pone WordPress. (al final lo he editado)

Estoy harto de oír la gente decirme que nunca arriesgo, ahora mismo estarán flipando ¿verdad?

Seguro que ya me conocéis, soy ese tipo que si te ve en la calle empieza a toser o a mirar el móvil, a no ser que vaya con mis perras (me encanta decirlo, me hace creer que soy un capo).

Estoy en un momento en el que me quiero expresar. Estoy empezando a hacer “vídeos”, pero se me da mejor la palabra escrita. Aunque esto lo estoy escribiendo del tirón, ¡podría estar grabándome! Bueno, no que estoy con unos pelos… Aunque lo mismo eso vende. O alquila. La cuestión es… una pregunta. Eso es una cuestión, no? Estoy fatal.

Continúa leyendo ¡Hola mundo (cruel)!