Eh, tú. No te olvides de mí.

Me dice la agorafobia cada día. Y es normal. Es lo que más tiempo ha estado conmigo.

Aún se me presenta como un pedazo de kryptonita. Un “¿qué tal todo?” de tu ex. El zumbido fantasma del móvil. La piedra en el zapato que no es más que la costura del calcetín.

Supongo que es algo con lo que tengo que vivir. Pero no pasa nada, llevaba así toda la vida. Por unos fugaces instantes no voy a pulsar el botón rojo. Aunque mentiría si dijese que no lo tengo localizado.

Miro la libreta en la que apuntaba los deberes que me ponía Mónica, mi psicóloga. Justo hace un año, tenía como tarea la misma que tengo este fin de semana: una comunión.

Hay un denominador común: no quiero ir. La diferencia es que en aquella ocasión pensaba que me iba a morir y en esta, tan solo no me apetece. No me apetece ir, lo de morir… (ES BROMA)

Hace un par de semanas fui a un concierto de Fito. Pasé el día anterior y ese mismo peor que si fuese al dentista. Y todo por un “y si…”. Al final no pasó nada malo. Fue lo más. Fui feliz. He mirado lo que significa “felicidad”, que la gente usa esa palabra muy a la ligera.

Fue tan bien que pensé en ir a más conciertos de esta misma gira. No sé si iré, pero ahora es una posibilidad y hace unos meses era un “eso no es para ti, Alberto”.

Como lo del avión. Del “no puedo” a lo que se me vino a la cabeza el otro día: dar la vuelta al mundo.

Nada de lujos ni comodidades. De avión, en avión. Y poco más. Pero darla. Decirme a mi mismo que lo hice.

Llegué a Ibiza. Ir más lejos es tan fácil como acercar una vela a una figurita y ver como su sombra se agranda.

Ahora solo pretendo una cosa: estar mejor. Que no es lo mismo que estar bien.

Dicho lo cual; pomelo.

PD: Si no me entiendes, no pasa nada. A mí me pasa continuamente.

Publicado por

Alberto Cuadrado

Buenas noches (o lo qué sea), bienvenidos, gracias por estar aquí.

One thought on “Eh, tú. No te olvides de mí.”

  1. Aunque ya conozco la historia, la he leido hasta el final ☺️ Me encanta tu forma de escribir, natural, sensible, divertida, irónica y llena de esperanza.
    Ya sabes que para mi eres un valiente, a los hechos me remito jajajaja
    Escribe más!

    (Me ha encantado lo de “estar mejor”, es verdad que no es lo mismo que estar bien, pero ya es mucho!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *