De eso que no sabes qué escribir y…

Las 00:41 de un viernes Santo y jamás pensaría que estaría escribiendo en mi blog personal. Pero vamos, en el último año me han pasado tantas cosas que nunca pensé que me podrían ocurrir, que ya no descarto nada.

Estoy escribiendo a la luz de una vela y el resplandor (mejor diré resplandior, por lo de los derechos de autor y tal) de la Luna. Ojalá me gustase el vino, porque la atmósfera es perfecta para ello. Pero no, no me gusta. Sólo me gusta algún que otro verdejo elegido por mi hermana. Hablando de verdejos, el último que me bebí, fue la última vez que la vi, no a mi hermana, sino a «ella»; pero estas palabras no van a girar entorno a eso. De nada.

Yo y mi absurda cualidad de recordarlo todo. Algún día será una virtud, pero de momento, nanai.

La verdad, aún no sé si este post va a tener temática específica, a estas horas, cuando estoy despierto, suelo publicar tweets que me parecen tan profundos, trascendentes e interesantes, que a la mañana siguiente tengo la sensación de aquellos que amanecen con un orco del Monte del Destino a su vera. Todos sabemos que los orcos son seres asexuales (?), así que cada uno le puede poner la cara que mejor le parezca.

(Me acabo de poner Fito)

Ese jodido bilbaíno me ha jodido la vida. Siempre me ha gustado, pero hace unos meses que estoy más enganchado a él que a los Phoskitos.

Continuamente, sino en mi cabeza, en mis oídos. Cada canción, cada frase, tiene un no sé qué que qué sé yo. Si no te gusta, no pasa nada. Vas al hospital más cercano, les explicas lo que te pasa y si hay médicos disponibles, ya se encargarán de ti. También se puede aplicar a Michael Jackson.

En mi año con más acción, 2014, Fito fue protagonista. Me hizo bailar, llorar y gritar. En ese orden y en todos los posibles.

Si me conocéis/seguís, veréis que no soy siempre lo que se puede ver en el post anterior. También soy esto. Es parte de mi encanto. Creo.

Hoy he tenido visitas de Estados Unidos, China y Corea del Sur. Así que si mañana me veis salir en la TV decidme algo, que no tengo intención de encenderla.

La 1:29 y le voy a dar a publicar. Como Juan Carlos (@jotacee_bcn) me ha dicho hoy «puedes publicar los artículos a partir de las 12 y llamar al blog Q de medianoche». Juro que no ha sido la intención. Por cierto, hoy me ha regalado cuatro juegos de Mega Drive. Imposible no quererle.

Buenas noches y espero que descanséis muy poco.

Publicado por

Alberto Cuadrado

Buenas noches (o lo qué sea), bienvenidos, gracias por estar aquí.

4 thoughts on “De eso que no sabes qué escribir y…”

Responder a laura Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *