Hermana, ¿me hago del Madrid?

– Haz lo que quieras. Pero si te vas, no vuelvas – dijo ella-.

El Madrid acababa de ganar la Liga y yo era un ser que no tenía Twitter.

Mirando en la Wikipedia, tuvo que ser en mayo/junio del 95 o del 97. En el 97 es imposible. Aquel año el Barça lo ganó casi todo, con Robson en el banquillo y un tal Ronaldo en el campo. Antes no puedo ser, por que desde la 90-91 a la 94 el Barça ganó la Liga. Así que tuvo que ser en el 95. O lo que es lo mismo: tenía 9 años.

El año anterior siempre será el que recordaré como mi primer año como seguidor del deporte de 11 contra 11 sobre césped.

Todo fue muy doloroso, el Barça perdió la final de la Champions contra el Milan, por 4-0. Y España cayó ante Italia, codazo mediante, en el mundial de Estados Unidos.

Recuerdo ver aquel partido con mi hermana. Cuando el partido se puso feo, cambió de canal. De vez en cuando volvía a ponerlo y cada vez que lo hacía el Milán marcaba o ya lo había hecho.

Recuerdo que aquel día compré el periódico. Siempre lo hacía, iba a  un kisko al lado de casa. Ese día regalaban una pegatina, de las que se pegan en los coches o carpetas; yo lo hice en la camiseta. Y era un tío muy pequeño, así que me debería llegar del cuello a los pies. Ya era ilusión por los cuatro costados.

Meses después empezó el mundial. Aluciné. España cayó en cuartos. Se me partió el alma con el codazo a Luis Enrique. Aún creo que Abelardo puede estirarse un poco más y llegar al balón de Baggio.


Vi aquel partido en casa de mis abuelos. Cuando acabó, recuerdo irme al baño, sentarme en el borde de la bañera y pensar “¿por qué? Si lo hemos hecho todo bien”. Ahí empecé a ser el dramas que soy hoy en día. Ahí empecé a amar al fútbol. Lo de las motos llegó un poco más tarde, pero poco.

Volviendo a al conversación que abría esta entrada, puede que no sea del Madrid por mi hermana. Aquella respuesta fue tan clara y seca que supe cómo era. Me quedó claro para toda la vida. Y yo me quedé en el bando culé. No me arrepiento. Creo.

Mi siguiente gran evento deportivo que recuerdo seguir con gran pasión fueron los Juegos Olímpicos de Atlanta 96. Pero allí mi hermana no me dijo “como vayas con Estados Unidos, ya te puedes ir a vivir a Delaware”. Y se lo agradezco, porque ya me veía preparando las maletas. Aunque quién sabe, lo mismo hoy sería el primer campeón blanco de 100 metros lisos en los últimos ¿500 años?

Bueno, he empezado esta entrada para ver qué tal el PC este, que hacía años que no lo usaba y mirad la que os he soltado. No os molesto más por hoy, por aquí.

Un saludo, mis fans. Que sí, que lo sois. Os guste o no 🙂

Os dejo mi última foto. Estoy un poco mosca, porque es la que más corazoncitos ha tenido, pero no es de mis favoritas. Pero oye, el caso es quejarse de algo.

Publicado por

Alberto Cuadrado

Buenas noches (o lo qué sea), bienvenidos, gracias por estar aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *